martes, 19 de marzo de 2013

Naturaleza y cultura: Las dos caras del mismo mundo mejor.



















Imagen de la web marruecos.pordescubrir.com


El pasado jueves concluía en Málaga el V Taller transfronterizo “Desarrollo sostenible y diversidad cultural” organizado por el observatorio MENARA.  Un foro de gran calidad en el que se dieron cita expertos en diversas materias como ecología, conservación de la biodiversidad,  economía, cultura… Siempre con el telón de fondo de la relación entre desarrollo sostenible y diversidad cultural en el marco de nuestro Mediterráneo en las dos orillas, la andaluza y la marroquí.

Durante más de 15 horas tuvimos acceso a gran cantidad de información a través de las ponencias y los debates que no voy a intentar resumir aquí. No es la intención de este post. Si quiero quedarme aquí con una idea y con una intervención, a mi juicio la más brillante, que tuvo lugar en el taller: la de D. Ahmed Gamoun, profesor titular de la Facultad de Letras de la Universidad Mohamed I de Oujda.

De aspecto enjuto, maneras y ropas sencillas casi ascéticas, voz frágil y un castellano con acento francés exquisito se nos mostró como todo un torrente de conocimientos: García Lorca, la naturaleza de Sierra Nevada, el urbanismo descontrolado, la cultura marroquí… Un humanista, un hombre del renacimiento que con su timidez se atrevió a decir cosas como esta: "La defensa de la conservación de la naturaleza y la del patrimonio cultural son totalmente inseparables"


Ahí queda eso, como el que no quiere la cosa, este sabio profesor ha puesto el dedo en la llaga de uno de los dogmas de lo políticamente correcto que aún tiene fuerza en algunos sectores de la sociedad que no siguen estas “vanguardias”: el de la sectorización, el de la estrecha cuadrícula, el de los compartimentos estancos… Presente incluso en algunos ámbitos de la esfera universitaria (de la política ni hablamos).  Es, para entendernos, como cuando a uno le dicen: ¿Y siendo biólogo te interesa la historia? O también esta otra: ¿Y estando metido en la conservación de la naturaleza también te movilizas para defender de la demolición ese edificio histórico? Y claro, uno no nació diciendo “enfoque global” o “integración transversal "en lugar de papá y mamá pero ante estas cosas va creando un carácter. A lo mejor influye tanto haber nacido en esta Málaga preciosa pero tan descuidada a la hora de velar por conservar su patrimonio, por conservarse a si misma. Una ciudad que, urbanísticamente y en mi opinión, perdió el rumbo en la década de los 60 del pasado siglo. La demolición del viejo barrio de La Coracha, con cientos de años de antigüedad, fue una herida temprana, un corte limpio que ya no te permite volver a ser el mismo. Y sí, lo he defendido siempre a capa y espada, me duele tanto el derribo de dos edificios de los siglos XVIII o XIX como un vertido en un parque natural. Me duele tanto la caída del silo de Málaga (Pieza industrial de la etapa autárquica de valor singular a nivel nacional) como la de tantos árboles bajo las llamas en los desgraciados incendios forestales.

Y seguramente a alguien le resultaré polémico, pero afortunadamente esta concepción está cambiando como lo demuestra este foro (No sólo fue Gamoun, otros ponentes como la canadiense Jacienthe Gagnon, del Laboratorio de Estudios de Políticas Publicas de Quebec, defendió una “economía purpura”, que trata de poner en valor la cultura y su diversidad como un elemento potencial de crecimiento a tener en cuenta para construir un modelo de desarrollo sostenible). Tal vez porque la sociedad avanza dándose golpes con la tozuda realidad, tal vez porque siempre hay alguien que está dispuesto a observar, como decía Gamoun, las continuas caídas con la misma cáscara de plátano.

Marruecos tiene un enorme potencial y un patrimonio cultural y natural vastísimo. No puede permitirse el lujo de perder ni uno ni otro (porque habitualmente cuando se pierde uno se pierde también el otro) como desgraciadamente ha ocurrido en tantas ocasiones en la otra orilla. Claro está, esta conservación debe estar integrada en un contexto de progreso y de mejora de  las condiciones de vida de los marroquíes bajo el marco del desarrollo sostenible. Tenemos mucho que aprender, mucho que rectificar, muchos espejos en los que vernos.

Creo que los movimientos conservacionistas o ecologistas deben ser sobre todo movimientos éticos, con un programa, con un proyecto de sociedad mejor en todos los ámbitos: naturaleza, educación, economía, cultura, urbanismo… Vamos irremediable y afortunadamente hacia un escenario en el que cada vez tendrán menos sentido las divisiones, los compartimentos (claro está, salvo en algunos momentos en los que nos serán útiles para organizar correctamente el trabajo) y se caracterizará por una visión global, integral, holística que vea en la naturaleza y en la cultura las dos caras de un mismo mundo mejor.

Todo esto bullía en mi cabeza mientras el Profesor Gamoun abandonaba la mesa y volvía a ponerse su boina verde para camuflarse sin hacer ruido entre las filas del público como uno más.  Como el que no quiere la cosa, tras haber derribado una época, para dar paso a otra.




lunes, 11 de marzo de 2013

Prospecciones de hidrocarburos en Málaga: ¿Qué queremos ser de mayores?










El pasado jueves 7 de Marzo concluía en Málaga la XX Semana del mar, una interesante iniciativa dirigida por Aula del Mar Málaga y promovida por diversas administraciones que lleva ya 20 años acercando nuestro patrimonio natural, histórico y cultural a los malagueños. En la jornada de clausura se debatió un tema que por su importancia y por lo que nos afecta debería estar ocupando los titulares de los grandes periódicos y grandes medios de la provincia pero que por alguna extraña razón no lo hace: las prospecciones de Repsol en busca de hidrocarburos frente a las costas de Calahonda (Mijas).

Tras asistir a la mesa redonda (que contó con la presencia de destacados miembros de asociaciones ecologistas, entidades científicas y administraciones) y posterior ronda de intervenciones, la sensación que se le queda a uno es de desconcierto. Perplejidad también, pero sobre todo desconcierto y desorientación. Recordemos antes de nada la existencia de varios proyectos de prospecciones para buscar gas en el litoral malagueño: el principal, llamado Siroco, está promovido por Repsol frente a las costas de Mijas y Fuengirola y se encuentra en fase muy avanzada, sólo a la espera de autorización definitiva de Industria, cuestión de tiempo, una vez que el proyecto superó la declaración de impacto ambiental en julio de 2011. 

Uno intenta alejarse de postulados viscerales, emocionales, con los que, a veces con razón y otras sin ella, suele identificarse a colectivos ecologistas o implicados en la conservación. Siempre defiendo la importancia de ir a los documentos originales (como el BOE, ese gran desconocido) para que una sociedad madura y responsable forme su propio criterio y no se encuentre a la deriva de opacos intereses o de torrenciales efluvios de indignación con dudoso interés  por contrastar datos. He de decir, con mi formación de biólogo y tras analizar dichos datos, que este proyecto me parece un cúmulo de despropósitos.

Es obvio que es necesario que se desarrollen este tipo de prospecciones y aunque defiendo la transición hacia un modelo energético limpio y sostenible y a la vez eficaz (sí, se puede, aunque eso será materia de otro artículo) no defiendo ni muchísimo menos que el paso se de de golpe. Ahora bien, prospecciones… ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por quién? ¿Con qué riesgos? ¿Con qué medidas de prevención?  ¿Dentro de qué modelo? ¿Alguien habló alguna vez de algún modelo?

Está en su derecho Repsol de justificar la importancia del proyecto desde el punto de vista socioeconómico “por la necesidad de disponer de yacimientos que den seguridad al sistema y reservas estratégicas que contrarresten la dependencia exterior de España de gas natural.” Repito, está en su derecho y tiene hasta razón. Ahora bien: ¿Realizar prospecciones a tan sólo 9 Km de la costa en una región turística con lo que eso supone para un sector que, nos guste o no, es en estos momentos el gran motor de nuestra economía? ¿En un lugar también de vital importancia para el sector pesquero por sus (los que quedan) caladeros? ¿A pocos kilómetros de donde se encuentra la pradera de posidonia oceánica de Calahonda, calificada como LIC por la UE? ¿En el mar de Alborán, uno de los mayores puntos calientes de biodiversidad del planeta en los que la mezcla de aguas Atlánticas junto con las Mediterráneas ha propiciado la existencia de comunidades con especies Atlánticas, Mediterráneas, del Noroeste africano y endémicas de este mar según los estudios científicos de la UICN (Ver documento) ? ¿En una zona que, por su proximidad al Estrecho de Gibraltar, constituye una ruta migratoria importante para aves marinas pelágicas como la pardela balear, la gaviota cabecinegra, la gaviota de Audouin o la pardela cenicienta, todas ellas protegidas por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad? ¿En un escenario fundamental en las migraciones de cetáceos y tortugas marinas propuesto como área de interés para los cetáceos (Proyecto Mediterráneo-DG de Conservación de la Naturaleza) y área prioritaria para cetáceos y reptiles marinos (ACCOBAMS-Acuerdo para la Conservación de Cetáceos en el Mar Negro, el Mediterráneo y aguas Atlánticas contiguas)? ¿En una de las zonas de mayor tráfico marítimo del mundo con lo que ello conlleva ya de riesgo?  ¿Con un plan de contingencias y emergencias a todas luces insuficiente según los estudios de la DG de Prevención y Calidad Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía?  ¿Por una empresa sancionada por propiciar y ocultar los vertidos frente a las costas de Tarragona muy cerca del valiosísimo Delta del Ebro?

Y en estos momentos alguien se pregunta: ¿Y con todos estos datos se aprobó la declaración de impacto ambiental presentada por la empresa? ¿Cómo es posible? Estoy seguro de la preparación y solvencia de la mayoría de los técnicos de nuestras administraciones, pero casos como este nos llevan al terreno de los fenómenos extraños. Quiero recordar que este proyecto tiene en sus diferentes trámites administrativos, autorizaciones de administraciones de los dos grandes partidos (Desde el PP de Aznar en 2004 al PSOE de Rodríguez Zapatero en 2011.)

¿Por qué decía antes lo del desconcierto? Porque en las alegaciones junto a las de combativos grupos ecologistas o a las de instituciones de carácter científico (UICN, IEO, CISC…) se echa de menos la presencia de actores clave como todos y cada uno de los ayuntamientos de cualquier signo político de la Costa del sol, empresarios del sector turístico, del sector pesquero… Desgraciadamente hay cosas que no se pueden compaginar o es tremendamente arriesgado hacerlo. Veo una preocupante falta de rumbo no sólo a nivel político sino a nivel social.  ¿Queremos un litoral con una economía basada en actividades de alto riesgo e impacto o con otra basada en el turismo y en la puesta en valor de un patrimonio natural único en el mundo? Mi respuesta la tengo clara, pero sobre todo creo que hemos de exigir a nuestros gobernantes un rumbo, un proyecto, una visión a largo plazo y no estas políticas cortoplacistas y erráticas a las que nos tienen acostumbrados. Nos falta proyecto, creérnoslo, ilusión, ganas… ¿Qué queremos ser de mayores? 

Ah, lo olvidaba, ese gran desconocido, el BOE.


lunes, 4 de marzo de 2013

XX Semana del Mar.


Durante toda esta semana y como viene siendo habitual cita para todos los amantes de la naturaleza y el medio marino va a tener lugar la Semana del mar, que organizada por Aula del Mar Málaga cumple su XX edición.

Expertos como Andrés Alcantara (UICN), Pablo Portillo (Asociación de amigos de la barca de jábega) o Juan Manuel Muñoz Gambero (Profesor de Arqueología de la UMA) nos mostrarán contenidos sin duda de interés y calidad con los que se podrán abrir debates de máxima utilidad para la sociedad.

Yo recomiendo la asistencia, ya que la temática no puede ser más interesante. El Mar de Alborán como zona de entrada y salida del Mediterráneo y punto de contacto entre África y Europa, constituye un espacio marítimo particular y un área de gran importancia a nivel geopolítico, estratégico y científico. Dada la importancia de sus ecosistemas y de su biodiversidad, se le puede considerar como el motor dinámico de la biodiversidad del Mediterráneo occidental.

  • Lugar: Instituto de Estudios Portuarios de Málaga
    Muelle de Cánovas. Puerto de Málaga
  • Fecha: Desde el 4 de marzo de 2013 al 7 de marzo de 2013
  • Información e inscripciones:
    Secretaría técnica de la Red de Voluntarios Ambientales del litoral
    Aula del Mar de Málaga
    Avda. Manuel Agustín Heredia, 35
    Málaga - 29001
    Tfno. 952 229 287
    Correo electrónico: secreconservacion@auladelmar.info