miércoles, 16 de diciembre de 2015

martes, 15 de diciembre de 2015

Lo que aprendimos de la crisis

En estos días en los que partidarios y detractores de los partidos se enzarzan en las redes cargados de prejuicios y descalificaciones y con muy pocas ideas, leer a los expertos me parece lo más esclarecedor y saludable.
Recomiendo esta entrevista. En ella, tres economistas de prestigio de distintas tendencias ideológicas coinciden en cosas que un servidor, con conocimientos muchísimo más básicos en la materia, lleva mucho tiempo diciendo en este muro.
“La gran lección que deja la fase expansiva de la economía que culminó en 2007 es que el exceso de concentración de la actividad en un solo sector no es bueno. (…) Y que sí, además, el sector donde se materializa esa deuda es bajo en tecnología es mayor la vulnerabilidad ante vaivenes exteriores. (…) Porque la recuperación se está basando, como alertaba el otro día el Banco Popular en salarios bajos y eso es pan para hoy y hambre para mañana.” Emilio Ontiveros.
“No se ha incentivado lo necesario en la innovación, sino que se han impulsado estrategias de competencia con bajos salarios.” Juan Torres.
“En la UE podemos hacer mucho en tecnología, porque seguimos a la cola en el registro de patentes y en el número de empresas que se crean a partir de patentes.” Daniel Lacalle.
Estas cosas hay que saberlas a la hora de analizar de dónde proviene el sufrimiento de tantos de nuestros conciudadanos, pues si no veremos una simple cuestión de siglas o ideología donde hay todo un problema de modelo. Mi opinión es la que he expresado en otras ocasiones. Debemos ser ambiciosos. Para no repetir esos errores, un cambio de modelo productivo para dar cada vez más protagonismo a la investigación, innovación y desarrollo aplicadas a, entre otras, la economía verde: infraestructuras como los Techos Verdes, eficiencia energética de las viviendas, energías renovables, turismo sostenible, movilidad responsable, alimentación ecológica, etc. De este modo, estaríamos creando una economía más sólida y a la vez, haciendo frente al mayor desafío que tenemos como especie y ante el que no hay ni un minuto que perder: el cambio climático. Tenemos grandes profesionales que están ya trabajando en ello de manera silenciosa, precaria en muchas ocasiones, y que nos convertirían en un país puntero en no tantos años.
Lamentablemente, nuestros partidos, incluso los nuevos, apenas hablan de nada de esto en la campaña y siguen anclados en izquierdas y derechas y en la política y economía de hace una década. (Tan solo Podemos tiene en su programa electoral algunas propuestas atractivas en este sentido, pero sus dirigentes parecen más interesados en descalificar a los rivales que en explicarnos cómo las llevarían a cabo).
Por eso algunos, que soñamos con una España moderna, innovadora, líder en investigación y responsable con el medio ambiente, nos sentimos, también en esta ocasión, huérfanos de voto.
No recuerdo quién dijo aquello de que la realidad es el mayor sueño hecho realidad, pero por eso vamos a seguir diciendo las cosas. Al menos el que escribe.

sábado, 12 de diciembre de 2015

Nejbet

En el antiguo Egipto, los buitres eran animales sagrados. Existía el culto a Nejbet, la diosa buitre con alas. Su función era dar protección en los nacimientos, sobre todo en los de los dioses y reyes. Aquellos hombres y mujeres de hace miles de años no tenían los conocimientos en zoología que hoy tenemos, pero demostraron conocer la importancia de este bello animal en nuestros ecosistemas. Para que lo nuevo nazca con fuerza, primero hay que limpiarse de lo viejo, debieron pensar. Y tenían razón. Efectivamente, nuestros amigos limpian los espacios naturales de cadáveres, sobre todo de ungulados, y así nos evitan multitud de enfermedades infecciosas.
En el Paraje Natural del Desfiladero de los Gaitanes vimos a los buitres leonados (Gyps fulvus), con su elegante planeo sobrevolando las altas cumbres de los macizos rocosos. Son unos maestros del aire. Su dominio del vuelo, sus giros lentos, su cadencia buscando siempre el gasto mínimo de energía, sus casi 3 metros de envergadura alar, el sonido de sus alas cortando el aire. Contemplarlos es toda una gozada.
En España tenemos la suerte de ser su principal reducto europeo. Fuera de nuestras fronteras solo podemos ver algunas poblaciones en Francia, Portugal, Grecia, los balcanes, norte de África, Arabia y algunos países de Oriente próximo. Pero son pequeñas, fragmentadas y en declive. Aquí se ha pasado en pocos años del desprecio a la admiración que sin duda estas enormes aves se merecen. Hoy, salvando el período posterior a la enfermedad de las vacas locas que obligó a eliminar la carroña de los montes, ocurre lo que hasta hace poco era impensable, que las noticias de avistamientos en balcones y azoteas se hayan convertido en familiares. En 2008 según el censo de la SEO se calculó que existían en nuestro país más de 24.600 parejas, saliendo de las «Listas Rojas» de especies amenazadas
Actualmente se sigue trabajando para que la legislación sea más permisiva aún y que no sea necesaria la retirada de reses muertas y su destrucción, y queden así disponibles para la alimentación de estos grandes necrófagos. Los envenenamientos y los accidentes en parques eólicos y tendidos eléctricos son otros campos de batalla en los que debemos dar el máximo.
Nos lo devolverán con creces. Como en el antiguo Egipto, sabrán proteger con su maestría el alumbramiento de una naturaleza nueva al final de todos y cada uno de los días. Por todas estas razones no nos cansamos de admirarlos.



Fotos: María Dolores Olea

lunes, 30 de noviembre de 2015

Sobre la cumbre de París y el cambio climático

Ni las izquierdas y derechas con el cargante runruneo de los candidatos, ni la amenaza terrible del terrorismo y sus fanáticos, ni mucho menos la fugacidad de engañosos descuentos con nombre y origen norteamericano. Con los datos sobre la mesa, lo que más debiera importarnos ahora mismo es el cambio climático. Datos que hablan de catástrofes que todos conocemos y que solo se minimizarán (evitarlas fue posible, pero ya es tarde), según muchos expertos, con un cambio de modelo. En lo económico, en lo tecnológico, en lo social. (Recomiendo el artículo publicado hoy en El País “Hacia el final de una economía basada en las energías fósiles” del biólogo Luis Morales Carballo.)
Muchas voces se alzarán desde las redes contra los Jefes de Estado y de Gobierno que están reunidos estos días en París si no llegan a un acuerdo satisfactorio (ya incluso se les está criticando), y con razón . Pero, ¿estamos dispuestos como sociedad a aceptar ese cambio de modelo del que hablan los expertos? ¿eso que, en nuestro caso, no sería tanto un cambio de modelo como de actitud? ¿Evitaríamos esas conocidas franquicias de ropa barata cuya calidad potencia el “usar y tirar” de prendas fabricadas en el tercer mundo con un enorme coste social y medioambiental? (fabricar un vaquero cuesta 3.000 litros de agua según el observatorio del agua de la Fundación Botín, por no hablar del consumo de energía.) ¿Renunciaríamos a tener siempre el último modelo de TV, el de la pantalla más grande? (cuanto más grande es la pantalla más energía necesita para funcionar según el informe de WWF “TV-Off” que también indica que cada año se venden en el mundo unos 220 millones de televisiones, cuyo consumo energético supone la emisión a la atmosfera de 200 megatonaladas de CO2.) ¿Y los archideseados móviles? (El impacto ambiental de los teléfonos móviles es brutal y no se ve, según Enrique Montero, profesor de Tecnología Electrónica de la Universidad de Cádiz, por el uso de elementos químicos cuya extracción y procesamiento provocan destrucción de la naturaleza, contaminación del agua, aire y suelo con sustancias tóxicas y radiactivas.)
Por supuesto, al igual que cuando se habla de las emisiones provenientes del uso del automóvil nadie se refiere a dejar de usar este, tampoco se dice ahora que dejemos de comprar ropa, televisores o móviles. Si se compra barato y de mala calidad habrá muy pronto que comprar más para reponer, en el primer caso. Y no es necesario tener siempre el último modelo de todo, en los dos últimos. Hablamos de promover un consumo más racional, sostenible y con menos despilfarro. Tan sencillo como eso.
Dejarlo todo en manos de los políticos y criticarlos cuando nos fallan es cómodo, pero ineficaz. Dijo Víctor Hugo que el futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes, la oportunidad. Seamos valientes, aún estamos a tiempo de mitigar el desastre. Aún tenemos la oportunidad de construir un futuro mejor.

Foto: Luis de Bethencourt. cc.

martes, 3 de noviembre de 2015

Ciudades de bambú

Si hace unos meses veíamos el proyecto del arquitecto belga Vincent Callebaut que consistía en convertir París en una ciudad verde para 2050, es ahora una firma china, Penda, la que nos aporta una solución arquitectónica sorprendente e innovadora: ciudades de bambú. 

Estas constarían de edificios sostenibles y podrían albergar hasta 20 mil personas. Sus creadores que ya realizaron un espectacular pabellón de Bambú para la feria de diseño de Beijing, afirman que esto podría ser realidad en 2023. Uno de los integrantes del equipo ha comentado en una entrevista: “El estado actual de irresponsabilidad en la planificación de las ciudades, hace que nuestra profesión deba replantearse los procesos constructivos. El uso de materiales naturales como el bambú, vinculado a un sistema modular inteligente, serviría para estructurar de manera inteligente y tener la libertad de crecer en cualquier dirección.” Dichos materiales se podrían reintegrar en la naturaleza al terminar su vida útil. 


Las autoridades chinas ya han mostrado su interés en el proyecto, porque, además de sostenible en un momento en el que el cambio climático es el mayor desafío, sería economicamente rentable. ¿Y en España? ¿Sería posible algo así? Por supuesto. Se puede y se debe. Según un estudio del CSIC, los territorios de nuestro país menos vulnerables a la crisis fueron aquellos que contaron con una economía más diversificada, los que mantuvieron una industria renovada y de innovación. Es decir, País Vasco y Navarra. Basar la recuperación económica en sectores agotados como la construcción y estacionales como el turismo es volver a cometer los errores del pasado. Hay que adaptar los modelos productivos a los nuevos tiempos. Tenemos profesionales de sobra preparados para cumplir un gran papel en el presente y en el futuro, aunque no salgan en los medios mayoritarios: infraestructuras como los Techos Verdes, eficiencia energética de las viviendas, energías renovables, turismo sostenible, movilidad responsable, alimentación ecológica, etc. Tan solo nos falta, en mi opinión, voluntad política y creérnoslo. Por algo dice un proverbio oriental que la sabiduría del bambú es saber doblarse sin romperse y sacudirse cuando la tierra tiembla. A ver si nos sacudimos las inercias político-económicas históricas y esas estructuras mentales pesimistas tan limitantes.








Fotos (muy recomendable verlas una por una): http://www.home-of-penda.com/

martes, 27 de octubre de 2015

Sobre el informe de la OMS

Un informe de la OMS en manos de algunos medios y de las redes sociales tiene más peligro que Valentino Rossi en la última prueba del mundial de motos. Titulares como “dice la OMS que comer carne procesada produce cáncer” o “la carne, tan peligrosa como el tabaco según la OMS” son FALSOS. O mejor dicho, están tan simplificados o manipulados que el parecido con la realidad es pura coincidencia. La nota de prensa de ayer no ha dicho nada que no se intuyera desde hace años y no tiene por qué hacer variar en absoluto la alimentación de quien ya lleve unos hábitos de vida saludables. Lo nuevo es que ahora tenemos las evidencias, de enorme utilidad, que siempre nos aporta el método científico. 

¿Qué es lo que ha dicho la OMS sobre la carne? la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) lo que indica, adelantando datos de un estudio que verá la luz proximamente, es que (copio tal cual de la nota) "cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%." Las carnes procesadas serían salchichas, hamburguesas, jamón, etc. El aumento de este tipo de cáncer por cada porción de 100 gramos de carne roja al día podría ser del 17% (pero de esto último aún no se han hallado suficientes evidencias concluyentes). Es decir, según esto, un consumo moderado no tendría estos efectos. Más bien al revés, pues la carne también aporta nutrientes. Una persona tendría que llevar una vida de consumo DIARIO de estos alimentos y su probailidad de padecer este tipo de cáncer, en el primer caso, aumentaría “solo” un 18% por cada porción de 50 g de carne procesada que comiera diariamente. Un tipo de vida que muchos ya rechazamos desde hace años por razones obvias (enfermedades cardiovasculares, diabetes, pesadez de estómago, etc.). Por no hablar de las implicaciones del excesivo consumo cárnico en las emisiones de gases de efecto invernadero.


¿Ha dicho la OMS que el riesgo de consumir carne procesada respecto al cáncer es el mismo que el que produce el tabaco? De nuevo, no. La clasificación del IARC que engloba a este tipo de carne y a los cigarrillos en el mismo grupo (el 1) se hace en función de las evidencias científicas que existen y no de su peligrosidad. De hecho, según la propia OMS, 34.000 personas morirían al año en el mundo debido a estas carnes frente al millón que lo harían por tabaco.


Todo esto puede ser muy útil, ya que en el caso de las carnes procesadas el riesgo viene de las sustancias añadidas al desnaturalizar la carne para su conservación. Las industrias van a tener a partir de ahora la pelota en su tejado en lo que se refiere a la modificación de dichos procesos. Si se resistiesen, estos datos serán para administraciones y sociedad civil una herramienta valiosísima.


Pero sobre todo es importante incidir en que la ciencia, debido a su rigor, nunca va a darnos afirmaciones del estilo de “blanco o negro” o “bueno o malo” más propias del pensamiento mágico, de la ideología o de la religión, ya que trabaja siempre con porcentajes, dosis, continuidad en el tiempo... Variables que a algunos les cuesta incluir en un titular o en un post alarmista de facebook. 

Enlace a la nota de prensa original: http://www.iarc.fr/en/media-centre/pr/2015/pdfs/pr240_S.pdf




Foto: La opinión de A Coruña.

miércoles, 7 de octubre de 2015

La Junta cataloga las dunas de Marbella para garantizar su protección

Como no es una mala noticia no se compartirá cientos de veces en facebook, pero lo merece. Porque me consta que viene tras años de incansable trabajo de los compañeros de la Asociación Produnas y porque no hemos llegado a valorar en la medida necesaria la importancia de estos enclaves. 

Desde hace décadas se han visto como simple arena llena de hierbajos. La especulación urbanística y la sobreexplotación del litoral hicieron el resto. Es un error, pues los ecosistemas dunares actúan como defensa fijando la tierra contra los temporales. Cuantas veces no hemos sufrido un temporal de invierno que ha arrasado nuestras playas teniendo que gastar millones y millones en regenerarla. Un problema que suele repetirse año tras año. Pues eso no sería necesario si no hubieran sido eliminadas de nuestro litoral las dunas. ¡Como encontramos en la naturaleza la respuesta que a veces no somos capaces de ver los hombres! Además, en los ecosistemas dunares viven especies valiosísimas.

Las dunas presentan una interesante vegetación adaptada a soportar la fuerte insolación, la escasez de agua y el continuo azote del viento. En el cordón dunar marbellí especies como el barrón o el cardo marítimo y, en la proximidad de la playa, el perfumado narciso de mar. Más alejados de la costa, la sabina o el lentisco y todo el ecosistema que albergan de monte mediterráneo. En cuanto a fauna, gaviotas argénteas, mirlos, abubillas, mochuelos, cernícalos, chorlitejos patinegros. Las lagartijas colilarga y colirroja entre otros reptiles... Una maravilla de riqueza natural para disfrutar (ojo, si es posible andando por senderos habilitados, ya que el pisoteo podría perjudicar su dinámica natural) y celebrar este nuevo grado de protección.




Pinchar en la foto para leer el artículo de SUR

Foto: Josele Lanza.

jueves, 1 de octubre de 2015

Isla de Tenerife III. La Laguna.


Aquellos que defienden que el progreso sólo puede ser hijo de la piqueta, de un urbanismo desenfrenado o de un turismo masivo; quienes ven el pasado como un testigo incómodo deberían visitar San Cristobal de la Laguna en Tenerife. 

Dice la UNESCO, que le dió el sello de Patrimonio de la Humanidad, que se trata de un “ejemplo único de ciudad colonial no amurallada”. Sus calles conservan el trazado del siglo XV practicamente intacto (y eso sí que es único). En ellas puede uno perderse sin sobresaltos, con un turismo amable, que no agrede, con un urbanismo que ha respetado, restaurado y mimado uno por uno edificios que son auténticas joyas, con sus muros de piedra, sus balcones y cierros de madera, igual que hace siglos.
Y no por ello es una ciudad sin vida ni se ha quedado atrás en el avance de los tiempos, como lo demuestran sus comercios, sus bares de tapas, sus pubs y sobre todo sus gentes, en su mayoría tan alegres y atentas como las de cualquier otro sitio. Bueno, cierto encanto sombrío sí posee, sobre todo a partir de ciertas horas, como bien supo aprovechar el compañero y amigo Benjamín Barrett en su novela “La laguna de los olvidados”.


Existen varios modelos turísticos, distintas formas de hacer las cosas, distintos dogmas que uno tiende a no cuestionar hasta que viaja a ciudades como La Laguna. Muy recomendable.







miércoles, 2 de septiembre de 2015

Isla de Tenerife II. Aloe arborescens.


“Con gran asombro descubrió que el césped tenía 7 metros de altura y cuando cruzó un trigal vio espigas de 9 metros. 'Debo estar en un país de gigantes', pensó.” Los viajes de Gulliver


Así, como el personaje de la inmortal obra de Swift, puede sentirse uno cuando descubre este imponente ejemplar de Aloe en el fantástico Jardín Botánico de La Orotava, en la isla de Tenerife. Diminuto, minúsculo, pero a la vez fascinado ante una planta a la que acostumbramos a ver raramente por encima de nuestras rodillas.
Aloe, del que normalmente se conoce a la especie Vera por sus propiedades curativas, es un género de plantas suculentas, lo que quiere decir que están adaptadas a acumular agua para hacer frente a la sequía. Ningún aloe es autóctono, ninguno pertenece a la flora de nuestra región mediterránea, aunque se hayan hecho tan familiares. Todos provienen de Oriente próximo, Madagascar y sobre todo de África, de sus tierras secas, áridas, agrestes, como este gigante que puede alcanzar los 3 metros de altura.
La naturaleza es así de fascinante, la evolución es un continuo jugar con las formas, los colores y también las proporciones. No hace falta el ADN para intuir el gran libro genético de esta maravilla. Existen helechos arborescentes y eran los comunes en el carbonífero, hace 300 millones de años. También algunas aulagas, ambrosias o siemprevivas decidieron, por alguna razón, alejarse del suelo y avanzar hacia los cielos del mundo arbóreo. ¿Por qué? ¿La ausencia de depredadores propició su crecimiento exagerado? O, al contrario, ¿fue alguno de estos, de proporciones descomunales y ya extinto, quizás un ave, el que obligó a nuestra planta a propiciarle frutos de mayor tamaño para poder dispersarse? ¿Son algunas de estas especies vegetales testimonio silencioso de un pasado que se desconoce? ¿Fueron testigo de una fauna aún no descubierta y que pareciese, más que de la realidad, propia de nuestra imaginación? ¿Fantasmas de la evolución como los llamaban el biólogo Daniel Janzen y el geólogo Paul Martin o una simple cuestión climática? Preguntas de difícil respuesta que me hice después. En aquel momento, lo reconozco, solo me dediqué a disfrutar como un enano. 

martes, 1 de septiembre de 2015

Isla de Tenerife I. Teide.

En las siguientes entradas narro algunas de las muy interesantes experiencias vividas en mi viaje por la isla de Tenerife: el mítico Teide, el Jardín de aclimatación de La Orotava y San Cristobal de La Laguna.  


Cuando llegamos allí, una extensa cola de turistas, la mayoría de ellos extranjeros, guardaba su turno para subir al teleférico bajo un sol que quemaba las esperas. La cotidianeidad nos teje, diariamente, una telaraña en los ojos, dijo Girondo. Pero resulta que hay quien ama a los insectos y a sus artificios y detesta la impostura de lo comercial y del espectáculo. De ese modo, entre los turistas, comenzamos a andar, cómo no, en dirección contraria. 
Hay quien, ante tal paisaje, solo ve desierto. Nosotros vimos maravillas. El Teide es un cono gigantesco, un estratovolcán originado por innumerables y sucesivas erupciones, cuyos materiales rocosos han ido superponiéndose a lo largo de los siglos. El Teide es un paraíso surgido de un cielo volcánico. Parque Nacional, patrimonio natural por la UNESCO, lugar de la Red Natura 2000. Varios son los galones y todos los merece. Con su pico de 3.718 m, el más alto de España, constituye una auténtica exhibición de vegetación de piso supramediterráneo con gran cantidad de endemismos canarios y especies de flora y fauna exclusivas del parque. Siempre me impactará observar como la naturaleza obtiene de la tierra más desolada y seca, lo necesario para sobrevivir. Sabia lección. Y lo hace en formas increíbles, como la del tajinaste rojo, espectácular planta que en primavera produce una enorme inflorescencia erecta que puede alcanzar los 3 m y que en este mes encontramos seca y cubierta de pinchos, pero no por ello menos bella. Sobrevive, sobre todo, la naturaleza en forma de matas como la hierba pajonera de color verde-grisáceo, de porte almohodillado y con hojas diminutas y coriáceas, una auténtica clase magistral de adaptaciones al clima de alta montaña (radiación extrema, cambios drásticos de temperatura, viento, etc.). La retama, el arbusto de mayor porte que podemos encontrar, es otro de los ejemplos de un plantel de lujo. Sin olvidar que entre las rocas, tal vez, espera sigiloso, con una astucia labrada a fuego lento por milenios, a que no haya humanos a la vista, para salir al sol un gran ejemplar de lagarto. Y así pareciese que, de esa forma, se parara el tiempo.
Horas después, regresamos por donde vinimos. Como en el cuento de Monterroso, los turistas todavía estaban allí. Un gran aplauso nos alertó de que los primeros estaban listos para subir al teleférico, agolpados en grupos de 40, como en la hora más punta de la línea 1 de Málaga (los malagueños saben bien a qué me refiero). A lo mejor vieron desde las alturas lo mismo de lo que nosotros fuimos testigos a ras de suelo, si es que consiguieron ver algo.
 Vista del paisaje de la zona del Teide próxima a la estación base del teleférico.


Laderas cubiertas por la Retama del Teide (Spartocytisus supranubius), el arbusto de mayor porte que podemos encontrar en tan altas cumbres.


Tajinaste rojo (Echium wildpretii), ya seco debido a los rigores de agosto.


El lagarto tizón (Gallotia galloti) es un lagarto endémico de las islas de Tenerife y La Palma y habitual en las laderas rocosas del Teide.



jueves, 11 de junio de 2015

La revolución verde de Copenhague

A ver. Alguna gente me mira como si fuese un extraterrestre cuando digo que estas cosas son posibles. Os recomiendo que lo leáis entero. Merece la pena. Veamos el ejemplo de Copenhague: Techos Verdes, biomasa y otras renovables como fuentes de energía, huertos urbanos, gestión sostenible del agua, reducción de emisiones, uso mayoritario de la bicicleta, etc.

Y atención a estas declaraciones: "¿Acaso podemos esperar a los políticos? Todos los grandes cambios han venido desde abajo. Es muy importante pensar en lo que puedes hacer, en cuál puede ser tu contribución." Y no lo dice un sociólogo, ni un escritor, ni un filósofo. No, lo dice un cocinero. La de veces que habré defendido esta idea en presentaciones y charlas frente al escepticismo de muchos oyentes.

Hablando de políticos: "el consenso sobre política medioambiental supera casi el 90% y agrupa a todos los partidos." Pero para algunos decimonónicos estas cosas también entran en el juego de izquierdas contra derechas.

Y para quienes aún crean que este tipo de medidas perjudican a la economía, decir que, solo en 2014, 2.600 delegaciones de todo el mundo visitaron State of Green, el organismo mitad público mitad privado encargado de promover las soluciones verdes.


¿Es posible este modelo en España? Claro que sí. De hecho, ya se han dado algunos pasos en muchas ciudades. No me creo que los daneses sean más inteligentes que nosotros por el simple hecho de serlo. Tan solo hace falta ponerse a trabajar (el cambio climático apremia), superar algunas estructuras mentales y dejar atrás tanto, tantísimo, pesimismo tan de moda.

Pinchar la foto para leer el artículo de El país.


miércoles, 20 de mayo de 2015

Techos Verdes y biodiversidad

El Techo Verde del proyecto "Málaga sostenible" ya está consiguiendo uno de sus objetivos: potenciar la biodiversidad de polinizadores, tan imprescindibles para la vida. 


Foto: Fundación Mujeres Tecnología Eniac y David Payar.

París 2050. Ciudad verde,

¿Por qué el cine y la literatura, cuando hacen referencia al futuro, nos lo suelen mostrar de forma apocalíptica? Un arquitecto belga, Vincent Callebaut, se atreve a ir contracorriente con este proyecto para la ciudad de París en el año 2050.
Fijaos en la imágenes, os recomiendo que las veáis en pantalla completa. Son una gozada. Torres inteligentes, viviendas ecológicas que se inspiran en panales de abejas, con techos y paredes verdes que atrapan la contaminación, que producen su propia energía...
Una auténtica ciudad verde, según un proyecto rompedor.
Ojo, esta iniciativa buscaría ajustarse al plan oficial que busca reducir un 75 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero de París en 2050. Y recordemos que en esa ciudad se celebrará a finales de este año, una cumbre del clima que se prevé decisiva para nuestro futuro.
En definitiva, una maravilla que no se hace de la noche a la mañana, pero no olvidemos que todo lo que hoy conocemos comenzó en la mente de alguien. Ahora, además, que estamos en campaña electoral, debemos exigir a nuestros representantes que se den cada vez más pasos en la dirección de una ciudad más saludable, sana, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.
Fotos: Vincent Callebaut.








lunes, 18 de mayo de 2015

¡Cuidado con crear una nueva burbuja!

Hace no tanto tiempo, apenas diez años, vivíamos en plena locura de la burbuja inmobiliaria. Visto desde hoy, nos resulta extraño que en aquella época nadie o casi nadie viese como una barbaridad que, por ejemplo, en el año 2.005 en España se levantásen tantas viviendas como en Francia, Alemania y Reino Unido juntos. Y los que lo denunciamos eramos fuertemente criticados (A mí alguno que otro me llamó "ecologista coñazo")
Semejante despropósito fue promovido por los gobiernos de José María Aznar (PP) y José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) (en contra de la opinión generalizada que solo culpa al primero) y por la mayoría de administraciones regionales y municipales. Semejante desatino político, aliñado con una lista interminable de casos de corrupción y un terrible deterioro del medio ambiente, fue el principal factor que potenció esta crisis cuyos efectos devastadores son de sobra conocidos y que aún estamos padeciendo.
Ahora que los datos apuntan a una recuperación económica (no tiene sentido negarlo y hay que alegrarse por aquellos ciudadanos que de ella se beneficien), no puedo dejar de hacerme la siguiente pregunta: ¿Habremos aprendido la lección? Mucho me tempo que no, al menos observando lo que proponen los distintos partidos y lo que la mayor parte de la ciudadanía no termina de acertar al exigir.
Lo que ningún partido dice, ni siquiera los nuevos que están haciendo tanto ruido (o al menos, no le dan la importancia debida), es que hoy, igual que entonces, nuestro modelo sigue basándose sobre todo en dos sectores: el servicios y el de la construcción. Es en ellos en los que más, con diferencia, ha bajado el paro en el último año.
Centrándonos en el segundo de ellos: ¿Tiene sentido volver a construir de forma masiva cuando no se ha acabado de asimilar el stock de viviendas de la anterior burbuja? ¿Y el deterioro ambiental que provocaría en un país tan privilegiado en enclaves naturales como España, en lo que basa gran parte de su atractivo turístico? El mismo escenario que entonces y, no lo olvidemos, la misma vulnerabilidad de la economía ante cualquier "crack" exterior por centrar el potencial económico en solo dos sectores. O lo que es lo mismo, "poner todos los huevos en el mismo cesto". La recuperación de hoy puede ser el desastre del mañana si se continúa por este camino. Entrar en una dinámica de crecimiento de cualquier manera es, por lo tanto, propio de gobiernos irresponsables. (Cuidado también con otras burbujas, como las de deuda).
Hay soluciones y estoy convencido de que pueden venir de la investigación, innovación y desarrollo aplicadas a la economía verde: infraestructuras como los Techos Verdes, eficiencia energética de las viviendas, energías renovables, turismo sostenible, movilidad responsable, alimentación ecológica, etc. De este modo, estaríamos creando una economía más sólida: Según el CSIC, los territorios menos vulnerables a la crisis en España han sido aquellos con una economía más diversificada, que mantuvieron una industria renovada que favorece la innovación, como son las provincias del litoral atlántico y Navarra. A la vez, estaríamos también haciendo frente al mayor desafío que tenemos como especie y ante el que no hay ni un minuto que perder: el cambio climático. 
Ya hay profesionales que, de forma silenciosa, están trabajando en todo ello sin que salgan apenas en los medios catastrofistas. Tenemos potencial suficiente para ello y unos socios europeos de los que aprender por su mayor experiencia en estas tecnologías: Suiza, Suecia, Alemania, Austria...
Tan solo hace falta que pongamos cada uno nuestro grano de arena y con grandes dosis de espíritu crítico mostremos a nuestros políticos la importancia de adaptar el modelo productivo a los nuevos tiempos. Se trata de algo más que de cifras. ¿Vamos a seguir votando a partidos como PP, PSOE, Podemos, ciudadanos o IU, entre otros, que ni tan siquiera hablan de ello?

Enrique Ballesteros Fernández es biólogo, experto TIC en turismo sostenible y escritor


Fotografía ©Javier Vidal Bajo Licencia CreativeCommons BY 2.0

sábado, 16 de mayo de 2015

Continúan creciendo

Continúan creciendo las plantas de nuestro laboratorio urbano.



El bosque gana terreno en Málaga

Otra buena noticia que ha tenido una muy escasa difusión. Bien por Sur, en este caso. Es muy importante también saber qué se está haciendo bien o qué fenómenos ayudan a la naturaleza para reforzar y potenciar. Del mismo modo que lo es denunciar lo que se hace mal o la perjudica para corregir.
¿Por qué las malas noticias se comparten hasta la saciedad y nos lamentamos cual almas en pena y las buenas hacemos que pasen desapercibidas? ¿Alguien tiene interés desde los medios en que caigamos en el desánimo y el desaliento y les seguimos la corriente?
No lo sé, pero hoy brindaré por cada una de esas hectáreas ganadas.

miércoles, 6 de mayo de 2015

II Curso de iniciación a los Techos Verdes

Comienza el II Curso de iniciación a los Techos Verdes "Biosolar roof" en Fundación ENIAC.


martes, 5 de mayo de 2015

Recuerdos: Los helechos.

El otro día recordé esto gracias a un compañero de trabajo. Me parece increíble que un vídeo tan casero sobre helechos tenga más de 8.000 visitas.

¡Mesas listas!

Tras meses de duro pero apasionante trabajo, ya están listas las mesas de experimentación en Techos Verdes del proyecto Málaga sostenible de Fundación ENIAC. Un placer formar parte como biólogo de este equipo y de este proyecto.


Imagen: D. Luis Miguel Román y Fundación Mujeres y Tecnología ENIAC


Un proyecto de Fundación ENIAC en colaboración con el Área de Medio Ambiente del Ayto de Málaga y la Dra. María del Mar Trigo (Dpto Biología Vegetal Universidad de Málaga). Biólogos: D. Enrique Ballesteros y D. Ángel Luis Fernández. Coordinación: D. Agustín Villegas.

lunes, 4 de mayo de 2015

Toda verdad

Con esta frase he empezado mi clase de hoy sobre Techos Verdes. No debemos tener miedo a innovar en esta sociedad en la que abundan tanto los ultrapesimistas.


martes, 28 de abril de 2015

Finaliza el I Curso de Iniciación a los Techos Verdes

La pasada semana, en Fundación Mujeres Tecnología Eniac, terminamos de impartir el "I Curso de Iniciación a los Techos Verdes". Una gran experiencia. La próxima comenzamos el II y aún quedan algunas plazas...


lunes, 13 de abril de 2015

Los linces ya son como los parados

Los linces ya son como los parados.
Es decir, al igual que siempre ha ocurrido con estos, los medios pueden estár empezando a hacer malabares con los datos de nuestro felino más amenazado para, con unos mismos números, convencernos de un feliz "el lince va bien" (parafraseando a aquel) o, por el contrario, transmitirnos la impresión de que existe una devastadora catástrofe. Todo ello, claro está, en función de la ideología y color político del malabarista. Que para algo nos inculcan que sin ideología no se puede vivir.
¿Vamos a dejar que nos manipulen también en esto o decidimos mejor tener espíritu crítico, leer medios de varias tendencias, contrastar y sacar nosotros nuestras propias conclusiones? Todo depende, una vez más, de nosotros.

domingo, 29 de marzo de 2015

martes, 24 de marzo de 2015

Curso "Introducción a los techos verdes"

Vamos. Que queda solo esta semana. Inscríbete si estás en Málaga y descubre un sector innovador, verde, sostenible y con futuro.


sábado, 14 de marzo de 2015

Félix, in memoriam.

Félix Samuel Rodríguez de la Fuente. 14 de marzo de 1.928 - 14 de marzo de 1.980. In memoriam.


lunes, 9 de marzo de 2015

El vuelo estrellado de la mantis

Recuerdo que una vez, en la facultad, me dijo un compañero que lo que más le sorprendía de mí era mi capacidad para ser feliz con una mantis y unas cuantas canciones (aún no escribía novelas). No sé hasta que punto eso era o sigue siendo cierto. Tampoco pienso que deba hacerme sentir orgulloso, ni me creo mejor que los del "Todos somos insaciables".
Lo que sí tengo claro es que, a día de hoy, podría pasarme horas observando a este y a otros insectos. Porque, parafraseando a Whitman, son perfectos y no menos importantes que el camino que recorren las estrellas. Y eso no es poco.
Disfrutemos del vídeo, amigos.


miércoles, 4 de marzo de 2015

Aves insectívoras, el mejor remedio contra la procesionaria

Ahora que llega la procesionaria, ya deberían saber nuestras administraciones que mejor que fumigar, acción con una serie de inconvenientes como que se pase la fecha, sería aprender de la propia naturaleza y servirnos de la ayuda de aves insectívoras como el carbonero o el herrerillo.
Si estamos en una zona de pinares como Gibralfaro o Cerrado de Calderón en Málaga, podremos instalar pequeñas cajas nido para que estos simpáticos pajarillos nos tengan limpio el monte de tan peligrosas orugas.
Barato, sin necesidad de planificación y ecológico. Y además con estampas tan bellas como esta.
Me encanta el carbonero. 
Foto SINC

miércoles, 25 de febrero de 2015

"Málaga al día", premio "Estrella de la cultura"

Orgulloso de formar parte de este equipazo. "Málaga al día", premio "Estrella de la cultura" por la asociación cultural ZEGRÍ. 

¡Enhorabuena!


martes, 17 de febrero de 2015

Dos opciones

Tenemos dos opciones: esperar que esto lo hagan los políticos, criticarlos cuando no lo hagan y enfrentarnos en izquierdas y derechas; o empezar a hacer cosas nosotros mismos. Yo lo tengo claro. Hay mucho en juego.
Foto de un techo verde en Manhatan. La lista de beneficios es inmensa: ecológicos, para la salud, económicos... Imaginemos ahora que el resto de los edificios de la imagen estuviesen igual. Imaginemos que fuese nuestra ciudad.


lunes, 9 de febrero de 2015

Biosolar roof

Os cuento el proyecto en el que tengo el honor de estar trabajando como biólogo. Se llama "Biosolar roof" y consiste en la mejora de la sostenibilidad y el medio ambiente de nuestras ciudades mediante techos verdes.
Añadir vegetación autóctona en nuestras azoteas nos ayuda a reducir la temperatura en verano y por lo tanto a mitigar los efectos del cambio climático debido al menor uso de aire acondicionado. Tiene otros muchos beneficios como el de reducción de la isla de calor, aumento de la biodiversidad (se atraen insectos como polinizadores), eliminación de partículas contaminantes, etc. En definitiva, beneficios para nuestra calidad de vida, para nuestro medio ambiente y para nuestra economía.
Es todo un desafío, ya que en este proyecto de carácter internacional, países que nos llevan décadas de adelanto como Suiza, Suecia o Austria son los encargados de transferirnos los conocimientos a los españoles para que se implante también aquí esta tecnología verde que puede asociarse con la energía solar o eólica.
En nuestro equipo de Grupo Link, en España, tenemos mucha ilusión, pero también mucho sentido de la responsabilidad. Estamos convencidos de que la vida en nuestras ciudades puede cambiar para siempre. Y para mejor.
Os contaré más cosas muy pronto, amigos.
P.D: Pinchar en la imagen para ver el vídeo. Está en inglés, pero las imágenes dan una idea muy clara de lo que se habla y algunas de ellas son preciosas.



sábado, 17 de enero de 2015

¿Todos somos insaciables?

¿Todos somos insaciables? Desde hace tiempo sabemos que en el mundo de la publicidad se usan técnicas para que, en el momento de realizar la compra, nos decantemos sin saber muy bien por qué por un determinado producto. Asociarlo de manera indirecta con el éxito usando famosos como reclamo, con una alta posición social, con sentimientos de placer y bienestar, etc. En definitiva, se trata de estimular componentes emocionales (anhelos, temores, etc.) y no racionales en lo que algunos autores han denominado proceso de selección de compra.

Hasta ahí bien, o al menos entra dentro de lo aceptado o razonable. Pero, ¿y si ciertos publicistas al usar esas técnicas para animarnos a comprar un producto estuvieran además modificando nuestra conducta, creando formas de pensar o hábitos que no son saludables? ¿Debemos aceptarlo también? ¿Debemos aceptar que es una virtud ser “insaciable”? ¿No es eso un interesado “darle la vuelta a la tortilla” para convertir en virtud un defecto?

Mucho se ha hablado al respecto de los problemas de anorexia y bulimia, en los que, añadidos a factores psicológicos propios en cada individuo, estaría la repetida exposición a modelos que lleva a cabo la publicidad; del sexismo promovido por distintos cánones de belleza o del conocido como “Trastorno de compra compulsiva” por el cual se produce “un impulso irresistible e incontrolable por las compras normalmente motivado por carencias afectivas y que da como resultado manifiestas dificultades sociales, personales y/o financieras” según Kellett y Bolton (2009). Un 7 % de la población padecería dicho trastorno según un estudio del Hospital de Bellvitge, centro pionero en su tratamiento.

El psiquiatra y periodista J. Navarro Valls no duda en afirmar que "la publicidad es capaz de modificar en un relativamente corto plazo de tiempo, costumbres y hábitos de la comunidad: es eficaz a la hora de crear mitos o promover necesidades, así como de implantar gustos e inducir actitudes". No hace falta haber estudiado psiquiatría, esto es algo sumido en gran medida en la sociedad por sectores muy diversos cuando de defender intereses económicos se trata. Como cuenta la especialista en formación docente de la UNED, Sonia Ester Rodríguez, hace unos años, Fanta sacó un anuncio en el que se nos contaba que cuando unos amigos no se lo pasan bien, uno de sus refrescos desaparece para transformarse en un centollo gigante; sin embargo, lo que se veía era un buey de mar. Conscientes de las consecuencias perjudiciales para el sector, los mariscadores de Pontevedra demandaron a Fanta: el centollo es uno de los principales mariscos de la zona y por lo tanto su gran fuente de ingresos. El público no debía asociar "centollo" a la imagen del buey de mar que daba el anuncio; pues, existe una gran diferencia de precio y de calidad. La empresa de refrescos se vio obligada a indemnizar a los mariscadores y tuvo que cambiar el anuncio para que dijera "buey de mar" en vez de "centollo". No contentos, el nuevo anuncio sólo se emitió dos días, ya que los mariscadores seguían sin estar contentos y Fanta retiró el anuncio para evitar una mayor polémica y nuevas indemnizaciones.

Deberíamos aprender de estos mariscadores y actuar con la misma celeridad, aún cuando la mala publicidad no provoque un daño cuantificable en euros. Nuestra salud emocional y sobre todo la de los más pequeños debe ser más importante que el dinero.Volviendo al anuncio que nos ocupa, no. No es una virtud ser insaciable ni se debe tolerar que así se nos presente. ¿Qué ocurre con la labor de años de educadores y divulgadores defendiendo un uso racional y sostenible de los recursos y la inviabilidad de devorar de forma “insaciable” todo lo que conforma nuestro medio ambiente? (Además, la tecnología es un sector delicado medioambientalmente hablando por las dificultades en el reciclaje) ¿Y los mensajes de médicos y psicólogos alertando de los peligros del uso abusivo del whatssap, de las redes sociales, etc? ¿Qué sentido tienen entonces las voces que premian a una distribución más racional de la riqueza? ¿A quién beneficia una población “insaciable”? Está claro que a la mayoría de nosotros, no. 

Una vez más, la solución debe pasar por nuestro espíritu crítico. Yo no contrataré ni loco los servicios de telefonía y ADSL de la empresa del anuncio. Debemos tomar conciencia del enorme poder que tenemos como consumidores. Señores directivos y publicistas, no. Todos no somos insaciables. Mi móvil es prehistórico, sé menos de sus tarifas que de hockey sobre hielo en Noruega, me conecto a internet solo a ratos, suelo comprar solo cosas que necesito y hay días que practicamente solo como verdura y frutas. Y no se pueden ni imaginar lo bien que vivo.


Imagen del spot "insaciables" de Orange. © Reservados todos los derechos.