martes, 3 de noviembre de 2015

Ciudades de bambú

Si hace unos meses veíamos el proyecto del arquitecto belga Vincent Callebaut que consistía en convertir París en una ciudad verde para 2050, es ahora una firma china, Penda, la que nos aporta una solución arquitectónica sorprendente e innovadora: ciudades de bambú. 

Estas constarían de edificios sostenibles y podrían albergar hasta 20 mil personas. Sus creadores que ya realizaron un espectacular pabellón de Bambú para la feria de diseño de Beijing, afirman que esto podría ser realidad en 2023. Uno de los integrantes del equipo ha comentado en una entrevista: “El estado actual de irresponsabilidad en la planificación de las ciudades, hace que nuestra profesión deba replantearse los procesos constructivos. El uso de materiales naturales como el bambú, vinculado a un sistema modular inteligente, serviría para estructurar de manera inteligente y tener la libertad de crecer en cualquier dirección.” Dichos materiales se podrían reintegrar en la naturaleza al terminar su vida útil. 


Las autoridades chinas ya han mostrado su interés en el proyecto, porque, además de sostenible en un momento en el que el cambio climático es el mayor desafío, sería economicamente rentable. ¿Y en España? ¿Sería posible algo así? Por supuesto. Se puede y se debe. Según un estudio del CSIC, los territorios de nuestro país menos vulnerables a la crisis fueron aquellos que contaron con una economía más diversificada, los que mantuvieron una industria renovada y de innovación. Es decir, País Vasco y Navarra. Basar la recuperación económica en sectores agotados como la construcción y estacionales como el turismo es volver a cometer los errores del pasado. Hay que adaptar los modelos productivos a los nuevos tiempos. Tenemos profesionales de sobra preparados para cumplir un gran papel en el presente y en el futuro, aunque no salgan en los medios mayoritarios: infraestructuras como los Techos Verdes, eficiencia energética de las viviendas, energías renovables, turismo sostenible, movilidad responsable, alimentación ecológica, etc. Tan solo nos falta, en mi opinión, voluntad política y creérnoslo. Por algo dice un proverbio oriental que la sabiduría del bambú es saber doblarse sin romperse y sacudirse cuando la tierra tiembla. A ver si nos sacudimos las inercias político-económicas históricas y esas estructuras mentales pesimistas tan limitantes.








Fotos (muy recomendable verlas una por una): http://www.home-of-penda.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario