viernes, 30 de diciembre de 2016

Contaminación en Madrid: el asesino silencioso

El problema de la contaminación es muy serio. Leo por aquí, sin embargo, algunos comentarios de queja hacia las restricciones del tráfico en Madrid: que si Podemos, que si "la izquierda"... Un error muy peligroso, politizar algo que es un asunto de salud pública. Y que nos afecta a todos, pues los gases como el NO2 no preguntan la ideología.
"La OMS calificaba de 'asesino invisible' en su última campaña de concienciación a la contaminación aérea. El mes pasado, la Agencia Europea del Medio Ambiente publicaba su informe sobre la calidad del aire realizado a partir de los datos de 2013. Este aseguraba que la contaminación produce 29.980 muertes prematuras en España."
El dióxido de nitrógeno (NO2) “puede tener influencia en el asma, los síntomas bronquiales, la alveolitis y la insuficiencia respiratoria”. Recomiendo leer el artículo de El Confidencial que detalla muy bien los efectos en la salud de dichos elementos.
Protocolos como el de Madrid solo siguen las directivas de la Unión Europea y se llevan años aplicando en otras capitales europeas como París, Berlín o Roma. Se trata de salvar vidas, no de perjudicar a nadie. Otra cuestión es cómo se apliquen, la gestión. En ese caso las críticas no solo sí tienen sentido sino que son necesarias. Pero cuestionar casi en pleno 2017 dichas medidas preventivas me parece que es vivir fuera de lugar y de época.
Todos tenemos mucho que aportar: ir al trabajo a pie, en bicicleta o en transporte público; compartir automóvil; evitar el exceso de velocidad o renunciar a adquirir de forma continua nuevos móviles o televisores... Y más pueden aportar aún gran cantidad de profesionales, de sobra preparados, en infraestructuras como Techos Verdes, eficiencia energética de las viviendas, energías renovables o turismo sostenible. Todos, repito, tenemos mucho que decir a la hora de hacer de nuestras ciudades territorios menos dañinos y más sanos y habitables.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Amigos, familiares, lectores. Un año más, mis mejores deseos. Y sobre todo, GRACIAS por estar ahí.
Continuamos leyéndonos. 
Besos y abrazos a todos.