Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2019

Cambio climático: ciencia, no ideología

Imagen
A raíz de la intervención de la activista sueca Greta Thumberg en la ONU se han sucedido en las redes manifestaciones y debates mezclando ciencia con posturas meramente emocionales e ideológicas. Y, debido a la gravedad del tema, me parece fundamental dejar claros algunos conceptos: -El cambio climático es real. Desde hace décadas se llevan recogiendo por parte de los científicos una enorme cantidad de observaciones empíricas que permiten concluirlo tajantemente. -Hay un claro consenso en la comunidad científica en torno a que existe una relación directa entre la emisión de gases de efecto invernadero ‒principalmente CO2- desde el inicio de la Revolución Industrial y el aumento global de las temperaturas. Es decir, el fenómeno está provocado por nosotros. Países como China e India son los responsables de la mayor parte de estas emisiones. -Aunque muchas de las consecuencias sean a día de hoy desconocidas, también coinciden los expertos en anunciar un aumento de la frecuencia e intens…

Una paz de agua y espacio

Imagen
Dijo Neruda que venimos, si no recuerdo mal esos versos, de abrasados corredores, de túneles mordidos por el odio, del salto sulfúrico del viento. Y que creía en una paz de agua y espacio. Paz, agua, espacio. Qué difícil resulta, sobre todo porque las principales guerras habitan en nosotros mismos. Qué lejos estamos, la mayoría, del armisticio. Y cuanta confusión. No, la serenidad no es tristeza, ni el silencio aburrimiento, ni la soledad el enemigo. Por más que algunos se empeñen. En esa lucha vivimos hasta que la tierra nos regala momentos como este. La misma tierra que llora (todo mi afecto a los amigos de tantos lugares inundados por el llanto), la misma que escupe aguas turbias, como si se retorciese, como si se rebelase contra tantas tropelías que le infringimos los hombres. Leo “La muerte en Venecia” frente al mar, con los pies descalzos, la mirada sin ataduras y la razón sin emboscadas. Pienso en ello cuando, sin esperarlo, en mi diálogo interno, Mann aparece: “Amaba el mar p…